El jardín de las celicias

El jardín de las celicias
Con todas estas recetas intento que la infancia de mis hijas, especialmente la de Almudena, sea un poquito más feliz.

viernes, 22 de abril de 2016

Pan de hamburguesa





Es viernes, llueve fuera. Nos apetecía cenar hamburguesas, pero no teníamos pan para ello. Tampoco teníamos ninguna gana de salir a comprar con este tiempo. Así que lo mejor, elaborar yo misma el pan, que además me encanta meterme en la cocina cuando hace mal tiempo. Si buscas un plan para pasar la tarde en la cocina, éste no lo es. Porque estos panecillos se hacen en un pis-pas. Diez minutos de mezclado, apenas sesenta de levado (que no necesitan tu presencia) y veinte de horneado. Facilísmo. Y lo mejor, rico, rico. A mis hijas no les gusta el sésamo y esa es la razón por la que no lo lleva. De ahí que no parezca un pan de hamburguesa. Como veis, algo con muy fácil solución.
La receta es una adaptación de la de Marisa Famalap, de Cocina fácil sin gluten.

INGREDIENTES (para 6 unidades):

- 100 g de almidón de maíz.
- 70 g de almidón de mandioca.
- 50 g de fécula de patata.
- 100 g de leche en polvo.
- 250 ml de leche.
- 20 g de azúcar.
- 30 ml de aceite.
- 10 g de sal.
- Una puntita de cuchara de goma xantana.
- 5 g de levadura seca de panadero.
- 5 g de Psyllium.

PREPARACIÓN:

Mezclamos bien todos los ingredientes, y obtendremos una mezcla muy cremosa, casi líquida, no os asustéis.
Dejamos levar la mezcla tapada con film transparente, en un lugar cálido, alejado de corrientes de aire.
Pasado este tiempo, engrasamos los moldes. Imprescindibles, porque es una masa inmanejable, como os digo, casi líquida. De ahí que no necesite más goma xantana, porque no necesita manipulación por nuestra parte.
Llenamos los moldes hasta arriba con ayuda de una cuchara. Yo utilizo una de helado, me encanta. Tras esto, encendemos el horno y precalentamos a 180 grados. Dejamos la masa reposar en los moldes durante el tiempo que dure esta acción.


Introducimos en el horno a media altura, sobre la rejilla, con calor arriba y abajo, y horneamos durante unos 20 minutos (en mi horno ha sido el tiempo exacto). Si os gusta que la corteza quede un poco crujiente, podéis pulverizar las paredes del horno con agua tras introducir  el molde, o bien poner el horno a precalentar con una bandeja en el suelo del mismo y añadirle un vaso cuando introduzcamos el molde. A nosotros nos gusta con corteza blandita, igual que el pan de Mc Donalds o el que se puede adquirir en tiendas. Pero para gustos colores.
Transcurrido el tiempo, desmoldamos. Si la parte de abajo permanece blancuzca, podemos introducir los panes al revés con calor arriba durante unos minutos para que se dore. En mi caso no ha sido necesario.
Sacamos los panecillos del horno y dejamos enfriar sobre una rejilla.
Os aseguro que probaréis una de las mejores hamburguesas caseras. Y sentiréis la satisfacción de haberlas hecho íntegramente vosotros mismos. ¡Nos vemos en la próxima!




No hay comentarios:

Publicar un comentario